¿Qué es la depresión?

La depresión se clasifica como un trastorno del estado de ánimo. Se puede describir como sentimientos de tristeza, pérdida o enojo que interfieren con las actividades cotidianas de una persona. Se estima que la depresión afecta a 1 de cada 20 estadounidenses.

Que es la depresión

Las personas experimentan depresión de diferentes maneras. Puede interferir con su trabajo diario, lo que ocasiona pérdida de tiempo y una menor productividad. También puede influenciar las relaciones y algunas condiciones de salud crónicas. Las condiciones que pueden empeorar debido a la depresión incluyen:

  • artritis
  • asma
  • enfermedad cardiovascular
  • cáncer
  • diabetes
  • obesidad

Es importante darse cuenta de que, a veces, sentirse deprimido es una parte normal de la vida. Acontecimientos tristes y angustiosos ocurren en la vida de todos. Sin embargo, sentirse miserable y desesperado de manera constante no es normal. La depresión debe tratarse como una afección médica grave.

Si no se trata, la depresión puede durar meses o años. Puede empeorar con el tiempo. Sin embargo, aquellos que buscan tratamiento a menudo ven mejoras en los síntomas en solo unas pocas semanas.

Tipos de depresión

La depresión varía en lo grave que es. Algunas personas experimentan episodios leves y temporales de tristeza. Otros experimentan episodios depresivos severos y continuos. Su médico puede ayudarlo a elaborar un plan de tratamiento según el tipo de depresión que tenga. Existen dos tipos principales: trastorno depresivo mayor y trastorno depresivo persistente.

Trastorno depresivo mayor

El trastorno depresivo mayor es la forma más grave de depresión. Se caracteriza por sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza e inutilidad que no desaparecen por sí solos. Debe experimentar cinco o más de los siguientes síntomas durante un período de dos semanas para que se le diagnostique depresión clínica:

  • sentirse deprimido la mayor parte del día
  • pérdida de interés en la mayoría de las actividades regulares
  • pérdida o ganancia de peso significativa
  • durmiendo demasiado o no pudiendo dormir
  • ralentizado pensamiento o movimiento
  • fatiga o poca energía la mayoría de los días
  • sentimientos de inutilidad o culpa
  • pérdida de concentración o indecisión
  • pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Existen diferentes subtipos de trastorno depresivo mayor, que incluyen:

  • características atípicas
  • el inicio del embarazo, durante el embarazo o inmediatamente después de dar a luz
  • patrones estacionales
  • características melancólicas
  • características psicóticas
  • catatonia

Trastorno depresivo persistente

El trastorno depresivo persistente (PDD) solía llamarse distimia. Es una forma leve, pero crónica, de depresión. Los síntomas suelen durar al menos dos años. PDD puede afectar su vida más que la depresión clínica porque dura más tiempo. Es común que las personas con PDD:

  • perder interés en las actividades diarias normales
  • sentirse sin esperanza
  • falta de productividad
  • tiene baja autoestima

Las personas con PDD pueden considerarse críticos e incapaces de divertirse.

Otras formas de depresión y trastornos del estado de ánimo pueden tener características únicas o desarrollarse en circunstancias específicas, lo que dificulta su clasificación. Algunos ejemplos se describen a continuación.

Causas de la depresión

Hay varias causas posibles de depresión. El trauma en la primera infancia puede causar depresión. Esto se debe a que algunos eventos impactan en la forma en que el cuerpo reacciona frente al miedo y las situaciones estresantes. Algunas personas desarrollan depresión debido a su genética. Es más probable que lo desarrolle si tiene antecedentes familiares de depresión u otro trastorno del estado de ánimo.

Otras causas comunes incluyen:

  • estructura del cerebro: hay un mayor riesgo de depresión si el lóbulo frontal de su cerebro está menos activo
  • afecciones médicas, como una enfermedad crónica, insomnio, dolor crónico o trastorno por déficit de atención con hiperactividad
  • un historial de abuso de drogas y alcohol

Muchas otras personas no tendrán una causa discernible para su depresión.

Alrededor del 30 por ciento de las personas que tienen un problema de abuso de sustancias también experimentan depresión. Además de estas causas, otros factores de riesgo para la depresión incluyen:

  • baja autoestima o ser autocrítico
  • historia personal de enfermedad mental
  • ciertos medicamentos
  • eventos estresantes, como la pérdida de un ser querido, problemas económicos o un divorcio

Diagnosticando la depresión

No hay una sola prueba para diagnosticar la depresión. Sin embargo, su médico puede hacer un diagnóstico basado en sus síntomas y una evaluación psicológica. En la mayoría de los casos, su médico le hará una serie de preguntas sobre su estado de ánimo, apetito, patrón de sueño, nivel de actividad y pensamientos.

Debido a que la depresión puede estar relacionada con otros problemas de salud, su médico también puede realizar un examen físico y ordenar análisis de sangre. A veces, los problemas de tiroides o una deficiencia de vitamina D pueden desencadenar síntomas de depresión.

No ignore los síntomas de la depresión. Si su estado de ánimo no mejora o empeora, busque ayuda médica. La depresión es una enfermedad mental grave con riesgos de complicaciones. La depresión no solo te afecta a ti, sino también a tus seres queridos. Si no se trata, las complicaciones incluyen:

  • ganancia o pérdida de peso
  • dolor físico
  • problemas de abuso de sustancias
  • ataques de pánico
  • problemas de pareja
  • aislamiento social
  • pensamientos suicidas
  • automutilación

Tratamiento para la depresión

Vivir con depresión puede ser difícil, pero el tratamiento puede ayudarlo a sobrellevarlo. Habla con tu médico sobre posibles opciones. Puede manejar los síntomas con éxito con una forma de tratamiento. También es común combinar terapias convencionales y de estilo de vida, incluidas las siguientes.

  • Medicamentos: su médico puede recetarle antidepresivos, ansiolíticos o antipsicóticos.
  • Psicoterapia: hablar con un terapeuta puede ayudarlo a aprender habilidades para sobrellevar los sentimientos negativos. También puede beneficiarse de sesiones de terapia familiar o grupal.
  • Terapia de luz: la exposición a dosis de luz blanca puede ayudar a regular el estado de ánimo y mejorar los síntomas de la depresión. Esta terapia se usa comúnmente en el trastorno afectivo estacional (que ahora se llama trastorno depresivo mayor con patrón estacional).
  • Terapias alternativas: pregúntele a su médico acerca de la acupuntura o la meditación. Algunos suplementos a base de hierbas también se usan para tratar la depresión, como la hierba de San Juan, la SAM y el aceite de pescado.

Hable con su médico antes de tomar un suplemento o combinar un suplemento con un medicamento recetado. Hacer esto ayudará a prevenir complicaciones y efectos secundarios. Algunos suplementos pueden empeorar la depresión o reducir la efectividad de la medicación.

  • Ejercicio: intente realizar 30 minutos de actividad física de tres a cinco días a la semana. El ejercicio puede aumentar la producción de endorfinas en su cuerpo, que son hormonas que mejoran su estado de ánimo.
  • Evite el alcohol y las drogas: beber o usar drogas puede hacer que se sienta mejor por un momento. Pero a la larga, estas sustancias pueden empeorar la depresión y los síntomas de ansiedad.
  • Aprenda a decir no: sentirse abrumado puede empeorar los síntomas de ansiedad y depresión. Establecer límites en su vida profesional y personal puede ayudarlo a sentirse mejor.
  • Cuídese: también puede mejorar los síntomas de la depresión cuidándose a sí mismo. Esto incluye dormir lo suficiente, llevar una dieta saludable, evitar las personas negativas y participar en actividades divertidas.

Algunas veces la depresión no responde a los medicamentos. Su médico puede recomendar otras opciones de tratamiento si sus síntomas no mejoran. Estos incluyen la terapia electroconvulsiva para estimular el cerebro y tratar la depresión mayor, o la estimulación magnética transcraneal para estimular las células nerviosas y regular su estado de ánimo.

Perspectivas para la depresión

La depresión puede ser temporal o un desafío a largo plazo. El tratamiento no siempre hace que su depresión desaparezca por completo. Sin embargo, el tratamiento a menudo hace que los síntomas sean más manejables. Seguir con el plan de tratamiento recomendado por su médico, y discutir regularmente su progreso con su médico. Controlar los síntomas de la depresión implica encontrar la combinación correcta de medicamentos y terapias. Si un tratamiento no funciona, puede obtener mejores resultados con uno diferente.

¿Qué es la depresión?
Valora este articulo

Recibe Información de calidad.

Suscríbete a nuestra lista de correo y mantente actualizado.

Recibe Información de calidad
en tu correo

Suscríbete a nuestra lista de correo y mantente actualizado.